«

»

EL IES MARTÍNEZ VARGAS OS ACOGE Y DA LA BIENVENIDA.

Ya ha pasado una semana. El curso ha empezado para todos nosotros, profesorado y alumnado y familias, y especialmente para nuestros jóvenes alumnos y alumnas de 1º ESO. Los recibimos un martes soleado, llevaban poco equipaje: una sonrisa nerviosa, unas miradas cómplices y algo para escribir. En nuestro Salón de Actos les dimos la bienvenida. Primero tomó la palabra Vicente Español, nuestro director, y después Mariano Barón, nuestro jefe de estudios. Desde las sillas los escuchaban en silencio y con atención. No se oía ni una mosca. Les dieron consejos y algunas indicaciones antes de pasar con nosotras, las tres tutoras de 1º ESO: Alegría Cardiel, Carmen Cerezuela y Maribel Villanueva. Al terminar y al levantar de las sillas se empezaron a mover, los nervios por una parte se relajaban, puesto que seguían con sus compañeros/as del cole; pero por otra parte tocaba ir a sus aulas y las dudas crecían.

Durante este curso nuestro alumnado más joven está ubicado en un espacio propio: el edificio en el que están situadas las aulas específicas, así no tienen que desplazarse por todo el centro. Cada grupo en su aula recibió con interés, nervios y sonrisas las indicaciones que habíamos trabajado con anterioridad con nuestra orientadora, Lourdes Sanz. Al poco de empezar la presentación les dimos una sorpresa cuando en cada aula se presentaron como compañeros un grupo de “alumnos ayudantes”, alumnos y alumnas de 4º ESO que tienen interés en ayudar a que la adaptación al Centro sea más agradable. Estas alumnas y alumnos expertos les ayudaron a interpretar el horario, les dieron consejos para los primeros días en un ambiente distendido y se ofrecieron como mediadores de problemas “y para cualquier cosa”, apuntaron. Además, les prepararon un ágape, que apenas pudieron compartir porque los mayores tenían su propia presentación, que esperaban con ilusión.

Durante el aperitivo nuestro alumnado se volvió a mezclar sin tener en cuenta los grupos de referencia y es que nos hemos propuesto que en la medida en que podamos, sobre todo en actividades de tutoría, haya convivencia entre los tres grupos.

El balance de las tutoras es positivo: vemos a alumnos y alumnas que les brillan los ojos llenos de curiosidad, que esperan sentados en sus aulas con ganas de estrenar sus cuadernos y rotuladores. De hecho, en las tutorías nos han comentado que “no era para tanto”, tenían miedo y nervios que se han ido disipando. Entre ellos se llevan bien y las clases les están gustando, al menos eso dicen.

En estas fotos hemos querido captar las caras de ilusión de estos días porque, cuando pasen los años y se conviertan en veteranos, recordarán (y recordaremos) con emoción estos primeros momentos. OS DAMOS LA BIENVENIDA A NUESTRA COMUNIDAD EDUCATIVA.

Las tutoras de 1º ESO